Tratamiento químico del melasma

Una vez diagnosticado el melasma y diferenciado de los léntigos solares, es posible iniciar un tratamiento para paliar el efecto de las lesiones o para minimizarlo lo máximo posible. Estos tratamientos son largos y en ocasiones complejos. A esto se le suma que durante los meses en que la persona se somete a un proceso curativo estará siempre bajo los efectos nocivos de la luz solar, sobretodo la ultravioleta, tanto UVA como UVB. Por eso, lo primero que se aconseja a la persona afectada es el uso diario de fotoprotectores de filtros elevados o tipo extrem con el objetivo de minimizar al máximo los posible efectos del sol.

El tratamiento químico del melasma implica el uso de sustancia despigmentantes que suelen ser efectivos en los melasmas leves y moderados. Por lo general, el mecanismo de acción de estos despigmentantes es la inhibición de la tirosinasa, que a su vez provoca la inhibición de la síntesis de DNA en los melanocitos hiperactivos responsables de producir un exceso de melanina (y consecuencia de ello, que salgan las manchas). Otro de los mecanismos es la exfoliación celular.

El objetivo de estos productos es una reducción de la concentración de melanina epidérmica, y así evitar que la epidermis se engrose, se haga grande y genere un capa granular. El despigmentante más usado en este ámbito es la hidroquinona, pero también se utilizan ácido kójico, ácido glicólico, ácido ascórbico, ácido azelaico. Los retinoides (tretinoína) y corticoides se uso tópico también suelen combinarse con este tipo de principios activos para obtener una mayor eficacia.

Uso de la Hidroquinona para el tratamiento del melasma

La hidroquinona es  un agente despigmentante eficaz para el tratamiento del melasma, pues impide que la dopa se convierta en melanina gracias a la inhibición de la tirosinasa (mecanismo de acción). Para tratar esta alteración se utilizan concentraciones que pueden variar entre el 2% y el 5%.

hidroquinona resultados

La hidroquinona es irritante y provoca una sensiblización en la piel. Por eso, se recomienda su aplicación solamente en la zona afectada dejando aparte los contornos y por la noche. Lo más habitual y recomendable desde una perspectiva profesional es realizar un test de sensibilidad al producto antes de proceder al tratamiento para verificar que no se dan reacciones alérgicas severas o graves.

Esta prueba consiste en administrar en un período de 48h, una dosis de hidroquinona en el brazo o en la mejilla (1 dosis durante 2 días). Si en el transcurso de las primeras 24h o tras finalizar el test, aparece un eritema o se forman vesículas, entonces esto indica una reacción alérgica.

Su administración sola o combinada se suele emplear durante meses para producir una despigmentación gradual. Mientras la persona está en tratamiento la piel debe protegerse mediante filtros solares de amplio espectro (UVA, UVB e IR), incluso semanas después de tratarse.

Ácido Kójico

El ácido kójico es un quelante con una estructura química similar al maltol, En la naturaleza es un metabolito que producen los hongos Aspergillus y Penicillium. Su mecanismo de acción es también la inhibición de la tirosinasa, por lo que su empleo como despigmentante está recomendado por dermatólogos. Se utiliza en las formulaciones magistrales o en productos comerciales bajo una concentración que oscila entre el 1% al 4%.

Se suele aplicar dos veces al día como mínimo durante 2 meses y se tolera mejor que hidroquinon (puede producir eritemas faciales de carácter leve)a, a pesar que si aumentamos su concentración no mejorará la actividad despigmentante.

Ácido Glicólico

El ácido glicólico es un AHA (ácido alfa hidróxido) con la ventaja de que no pasa a la vía sistémica. A diferencia de los dos principios activos anteriores, el glicólico no actúa inhibiendo a la tirosinasa sino que provoca un efecto peeling químico tanto en la superfície de la dermis como a un nivel más profundo.

No altera la concentración de melanina, sino que provoca exfoliación progresiva, erosionando la piel y provocando el adelgazamiento de la capa córnea. Esta exfoliación hace que el resto de capas de la dermis y la epidermis aumenten su espesor ya que aumenta el metabolismo celular (el organismo intenta reparar las células que se van perdiendo en la exfoliación lo más rápido que puede). Estos procesos inducen a la síntesis de colágeno endógeno (propio) gracias a la formación de glucosaminoglicanos, y por eso se emplea también en estética para cuando se pierde la elasticidad de la piel o se necesita eliminar líneas de expresión muy marcadas.

Si la actividad metabólica aumenta, se produce una mejora de la estructura y la elasticidad de la dermis, y la piel está más hidratada. Al estar más hidratada, el agua interna es capaz de disolver los queratinocitos “enganchados” que son origen de manchas cutáneas. Además de todo esto, este ácido permite que otras sustancias de mayor peso molecular puedan pasar a capas más profundas de la piel, por lo que es un buen excipiente para otras formulaciones ya que permite una mayor penetración de los activos lo que supone una mayor eficacia en productos o fármacos de uso tópico.

Por este motivo, los peelings químicos basados en ácido glicólico son buenos para:

  • Elastosis: mejorar la elasticidad de la piel (aumento de la producción de colágeno)
  • Hiperpigmentación: eliminar las alteraciones del color (fotoenvejecimiento, daños solares, melasma,…)
  • Deshidratación o sequedad cutánea
  • Tratamiento del acné
  • Tratamiento de las pieles grasas
  • Eliminación de estrías,

Ácido Ascórbico

El ácido ascórbico o más conocido como vitamina C es un antioxidante que impide la producción de radicales libres en el organismo. Posee también dos características fundamentales relacionadas con el tratamiento del melasma:

  1. Es capaz de reducir la o-dopaquinona de la dopa, evitando así la melanogénesis o formación de melanina, causante de las manchas.
  2. Es capaz de impedir la absorción de los rayos ultravioletas, el principal factor desencadenante del melasma.

Todas estas ventajas se ven frustradas debido a su estrcutura química ya que es un componente muy inestable en solución acuosa. Se óxida muy rápido y pierde su eficacia. Para evitar esto en las cremas u otros fármacos se incorpora el magnesio ascorbil-2-fosfato que es un éster del ascorbato. Este principio activo sintético es capaz de solventar la oxidación temprana del ácido ascórbico y actuar de la misma forma cuando se incorpora en soluciones de base acuosa.

Ácido Azeláico

El ácido azeláico es un activo de alto valor para tratar el melasma puesto que su mecanismo de acción es selectivo ante los melanocitos anormales que provocan hiperactividad en la piel.  Esta selectividad hace que descarte otros melanocitos presentes en el organismo como los que se encuentran en los léntigos o las pecas normales de la persona.

cloasma tratamiento

Su uso está destinado al tratamiento del acné y del melasma y las fórmulas más eficaces para su tratamiento suelen ser una combinación de ácido azeláico al 15-20% junto con hidroquinona. Esta combinación es mucho más efectiva que el empleo de azeláico solo. También es posible para un aclaramiento rápido de la piel, la combinación con tretinoína.

Los tratamientos tienen una duración mínima de 3 meses, aplicándose en el caso de ácido azeláico solamente dos veces al día. Se recomienda no superar los 6-7 meses de tratamiento. Al igual que la hidroquinona, puede provocar una irritación de la piel al inicio del tratamiento pero es transitoria.

Tretinoína

Es ácido retinoico (AR) que se emplea en unas concentraciones de 0,05% a 1% para reducir la pigmentación. También inhibe de la transcripción de la tirosinasa, aunque la tretinoína debe aplicarse por más tiempo (6 meses – 12 meses) que la hidroquinona ya que los resultados son más lentos. Entre el mes 7 y 8 ya se observa el cambio que se ha producido en la piel de la persona afectada. No puede emplearse durante el embarazo, está totalmente prohibido.

Como efecto secundario de este tratamiento, cabe destacar eritema inicial, descamación y sequedad de la piel, y en ocasiones una sensación de ardor y escozor. El especialista médico recomienda para estos casos el uso de protectores solares de forma obligada. También cremas hidratantes y labiales para la sequedad. Actualmente para el melasma, se emplean también derivados de ácido retinoico como el tazaroteno en crema.

Ácido Salicílico

Es un BHA (beta hidroxiácido) que posee también una acción queratolítica como el ácido glicólico. El salicílico es capaz de reducir la cohesión de los corneocitos, gracias a la disolución intercelular. Es decir,  produce desprendimiento o exfoliación (epidermolisis),provocando la destrucción y eliminación de las células epidérmicas. Es el mismo mecanismo que utliza el glicólico: aumenta el metabolismo, se produce más colágeno y la piel se renueva.

Se aplica con el objetivo de eliminar arrugas, cicatrices provocadas por acné o alteraciones pigmentarias debidas al fotoenvejecimiento. Por tanto, es capaz de aclarar las manchas del melasma o cloasma. Se recomienda aplicarlo en una sola sesión mediante un peeling y repatir cada 15 o 30 días sin superar las 5 sesiones. Lo que se pretende es provocar la completa descamación para que la piel afectada se renueve y la persona pueda conseguir un aspecto más joven.

Tags: #hidroquinona tratamiento #melasma tratamiento 2015 #melasma tratamiento quimico #nuevos tratamientos melasma

¿Cómo aparece el melasma?
¿Cómo aparece el melasma?
El melasma, cloasma o máscara del embarazo,
Léntigos
Léntigos
¿Qué son los léntigos? Los léntigos son
Tratamiento del Melasma
Tratamiento del Melasma
Evolución y Pronóstico Las manchas o pigmentaciones desaparecen
Cloasma en Embarazo
Cloasma en Embarazo
¿Cuáles son sus causas? Además de las

Top