Diagnóstico

Se realiza a través de la observación de la piel. Antes de determinar si una persona padece o no melasma, debe realizarse un diagnóstico diferencial puesto que existen patologías similares que pueden confundir a la persona o al profesional sanitario:

  • Lentigos: Son tambíen máculas benignas de color pardoso y que aparecen en personas de raza blanca que se han expuesto al sol. Las más comúnes son las conocidas como “pecas”. Pueden aparecer concentrados por la zona de la mejilla. Consulta el apartado lentigo en la web para obtener más información.
  • Hiperpigmentación postinflamatoria: Es una pigmentación muy parecida al melasma pero no está limitada a la zona de la cara, pudiende aparecer en otras zonas del cuerpo.

Si existe cualquier duda, el médico determinará la patología mediante el uso de una lámpara de Wood o el Exámen de Luz Negra, una técnica avanzada para observar la piel mediante luz ultravioleta (la piel sana no brilla ni emite rayos cuando se incide sobre ella). Esta técnica se utiliza para determinar lo siguiente:

  • Infecciones por Hongos
  • Infecciones por Bacterias
  • Cambios en el color de la Piel (la que nos interesa)
  • Porfiria

Generalmente, la persona permanece en una sala oscura y el médico observa la piel con la lámpara a una distancia de seguridad situada alrededor de los 15-20 cm.

La persona no debe mirar directamente a la luz durante la realización del exámeny deberá cumplir una serie de requisitos:

  • No ducharse antes de realizar la prueba
  • No aplicarse Maquillaje
  • Minimizar el uso de desodorante o directamente no aplicarlo
  • No aplicar el uso de cremas oleosas o jabones por las zonas de exámen (pueden causar falsos negativos).

Top